Televisión

Argentina: combatiendo la piratería de transmisiones deportivas

La migración de las transmisiones del fútbol profesional argentino de Primera Division, de un sistema gratuito al paquete adicional necesario para acceder a los torneos actuales, fue uno de los temas princiapales del Summit Antipiratería realizado a principios de abril en la ciudad de Buenos Aires.

Como es sabido, los derechos fueron adquiridos por Fox Networks Group Latin America y Turner International Latin America, con una fuerte inversión tanto en los pagos de derechos de transmisión a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) como en el lanzamiento de señales exclusivas premium y el establecimiento de un fixture (calendario) de partidos previsible que permita campañas especiales de promoción, como la encarada en ocasión del primer encuentro de Boca Juniors con River Plate.

El tema fue abordado en una de las sesiones del Summit, realizado en el hotel Four Seasons de la Ciudad de Buenos Aires, y el panel, titulado Protección de Derechos Deportivos, estuvo formado por Carlos del Campo, Director Adjunto de la Presidencia de LaLiga de España, ente a cargo del fútbol en ese país; Hernán Donnari, EVP de Fox Sports Latin America, parte del Fox Networks Group, y Jorge Bacaloni, Chief Anti-Piracy Officer de Turner.

Del Campo aportó interesantes conceptos sobre la forma en que se ha encarado la transmisión de partidos de fútbol profesional en España, buscándose un espectáculo visualmente atractivo que el panelista asimiló a ‘una película: el escenario es la cancha, el director es el árbitro, los jugadores son los actores, y el argumento es desconocido’. El cuidado puesto en los aspectos visuales llega a que el césped de todas las canchas participantes esté cortado de la misma manera, y que los números en la espalda de los jugadores sean todos del mismo tamaño. El manejo visual de las transmisiones es fundamental, así como la asistencia de la mayor cantidad de espectadores posible, lo que el panelista español definió como ‘lleno hasta la bandera’; cuando no lo está, se procura ubicar al público asistente de manera tal que llene la pantalla en todo lo posible. Esto implica que la transmisión por televisión no es allí antagónica de la presencia de espectadores en el estadio: ‘se ha invertido durante muchos años en aumentar la seguridad para los asistentes’.

Otro detalle significativo es que la asignación de los derechos se hace por paquetes, con diez conjuntos de partidos para diferentes medios que se licitan por tres años, y existe una legislación penal que castiga la piratería de las transmisiones, que se combate a través de la Fiscalía del Estado: ‘El valor del fútbol para los medios de comunicación ha aumentado mucho desde el inicio de este sistema’, comentó Del Campo.

Con respecto al caso argentino, Donnari arrojó luz sobre aspectos menos conocidos del proceso de lanzamiento de la mecánica de transmisión del los partidos --la transmisión se divide entre Turner y Fox, con dos transmisiones simultáneas cuando se emiten los “clásicos”-- con el “fixture”, el no-solapamiento, y las “ventanas” de transmisión, así como la relación los otros medios de comunicación y el control de las plataformas digitales y las redes sociales, para evitar las transmisiones clandestinas.

Desde el lanzamiento de la Superliga por Fox Sports Premium se han monitoreado – a través de la empresa inglesa NetResult– 129 partidos con detección de más 2700 streams, de los cuales la mayoría son bloqueados dentro de los 15 minutos posteriores a su identificación.

También se realiza -- a través de NetResult-- el monitoreo de Apps que ofrecen la retransmisión de los contenidos de Fox Sports Premium sin autorización. Desde el inicio de la Superliga se han monitoreado 119 Apps, de las cuales 35 fueron identificadas (y posteriormente removidas de las tiendas virtuales/stores) por retransmitir ilegalmente.

Para la Supercopa --que tuvo lugar el 14 de marzo pasado-- se realizó una cobertura especial, identificando y bloqueando más de 2700 videos que estaban siendo retransmitidos a través de Facebook, detrás de los cuales hubo más de 300.000 vistas. Además, se identificaron otros 290 videos (entre redes sociales y portales de internet) de los cuales el 90% fueron removidos dentro de los 15 minutos de identificados.

Bacaloni aportó datos acerca de la investigación realizada por Business Bureau, a pedido de Turner, relevando la retransmisión de la señal deportiva por 213 cableoperadores en la Argentina. Se detectaron 57 que la captaron y distribuyeron ‘sin vínculo’ con la empresa emisora, representando un total alcanzado de cerca de 60 mil suscriptores, y 39 operadores que ‘roban contenido’, por otros 60 mil suscriptores; aclaró que estas cifras ni incluyen el subreporte que se detectó en las declaraciones ni la ‘apertura’ de la señal a los abonados no suscriptos al paquete “premium” de señales de fútbol argentino.

Agregó que el organismo regulador Enacom Argentina ‘debiera tener un rol más activo con respecto a las licencias de los cableoperadores que roban la señal’. Añadió que otro problema parta la acción judicial es la jurisdicción del caso: cuando el cableoperador tiene contrato y lo viola, la denuncia se hace en la ciudad de Buenos Aires; cuando no existe contrato y el cableoperador ‘roba’ la señal, se debe actuar en la zona geográfica de su sede, lo cual complica las instancias legales.

De acuerdo a lo señalado en la conferencia, del monitoreo de YouTube resultaron 2264 bloqueos, que habían acumulado 30915 vistas: en Facebook, 5562 bloqueos, que habían acumulado 18129 vistas antes de ser clausurados; en la Web, se detectaron 116 incidentes y se bloquearon 13 “hosting sites” que permitían las circulación de imágenes clandestinas. También se detectaron señales provenientes del exterior: ’Queremos sumar a TyC Sports y a broadcasters del exterior, y un proveedor para Facebook; también iniciar acciones legales contra los sitios más populares que retransmiten la señal sin licencia y los “hosting sites”; la idea es bloquearlos y solicitar a Google su desindexación. El daño es irreparable, necesitamos un sistema de inmediato, no sirve tener protección a plazo’.


undefined
Prensario