Televisión

Andina Link lanzó el primer mercado audiovisual para Centroamérica

En el año de su 25° aniversario, Andina Link vuelve a reunir a la industria de TV paga en Costa Rica, consolidando el foro de negocios para contenidos en Centroamérica y el Caribe, MAUCC, y continuando con la tendencia de Cartagena de incorporar a los proveedores de Internet (ISPs).

La convención se inició este martes 9 de septiembre en el hotel Barceló San José Palacio de la capital tica por sexto año consecutivo. La primera jornada tuvo el foro de convergencia (FICA), conferencias para productores audiovisuales y capacitaciones técnicas. Hoy en el segundo día abrirá la muestra comercial.

La inauguración contó con representantes de la Sutel, el Ministerio de Cultura, el Micitt, Infocom, además de la asociación de ISPs de Latinoamérica LAC-ISP, además de invitados especiales de Procomer, Canartel, Wisp México, Konecta y más. Además, con motivo del MAUCC, llegaron comisionados fílmicos de toda la región.

‘Los contenidos son la joya de la corona en toda la cadena de valor de la industria audiovisual, y las estrategias tienen que ver con la agregación y la distribución’, dijo Gabriel Levy, de Andina Link.

Por su parte, Luz Marina Arango, organizadora del evento, agradeció la presencia y apoyo para continuar con el evento. ‘Llegaron personas de muchos países, esto no es fácil y no es espontáneo. Latinoamérica puede ser grande porque unimos esfuerzos. Los ISPs unen la región, dan Internet en condiciones difíciles y en pueblos alejados donde los grandes proveedores no cubren’.

Finalmente, Gilbert Camacho, presidente de la Sutel, compartió las cifras más relevantes del mercado de TV paga en Costa Rica, que cerró el 2018 con más de 800.000 suscriptores, donde el 67% tiene cable, el 29% tiene DTH y el 4% IPTV. ‘El nivel de conectividad que exige el mercado demanda más inversiones’, remarcó.

Además, José Castro Chacón, de la Comisión Fílmica de Costa Rica, destacó la realización del mercado audiovisual para Centroamérica y el Caribe (MAUCC), que reunió a 40 empresas, seis comisionados de distintos países y realizará más de 200 ruedas de negocios en dos días con 11 compradores.

Regulación y convergencia
Más tarde, se realizaron en simultáneo las conferencias del FICA y las del MAUCC. El FICA se inició con toda la parte de regulación por la mañana, con dos paneles de discusión. El primero trató sobre regulación convergente con la paricipación de Edwin Estrada, viceministro de telecomunicaciones del Micitt; Gilbert Camacho, presidente de la Sutel; Juan Manuel Campos Ávila, de Ciber Regulación; Norman Chaves, consultor; y el abogado William Villalobos Herrera.

Estrada dijo que Costa Rica fue uno de los últimos países en abrir el mercado de telecomunicaciones, lo que le permitió observar las experiencias de otros países. Por su parte, Campos Ávila habló del dilema de la regulación y su riesgo de perjudicar el desarrollo de la industria. Destacó los modelos de México y Colombia para replicarlos a nivel local, pero que hay que pasar por la reconversión de marcos reguatorios que fueron pensados en un entorno analógico.

Villalobos dijo que desregular no es lo mismo que simplificar trátmites sino que se trata de reducir la intervención del Estado en actividades de servicio público para que el mercado se autoregule y encuentre su propio equilibrio.

Explicó que la regulación es para evitar asimetrías y garantizarle la calidad al usuario, mientras que la desregulación tiene que ver con reconocer actividades donde el Estado ya no va a intervenir. El problema histórico en otros mercados ha sido la generación de asimetrías regulatorias cuando la finalidad era atraer más jugadores al mercado.

Algunos sectores reclaman que se ‘empareje la cancha’ pero aquí aparece un error: regular a los OTT como si fueran telcos y a las telcos como si fueran OTT. ‘Esto provoca pesos regulatorios que terminan cayendo en el usuario final’.

Concluyó con una reflexión: ‘¿Tiene Costa Rica un mercado lo suficientemente maduro a 11 años de su apertura? En caso afirmativo, lo recomendable es suprimir las asimetrías regulatorias que hoy existen y encontrar el equilibrio entre regulaciones menos intensas y desregulación.

En el mismo eje siguió el segundo panel de la mañana, con la participación de Gonzalo Gómez Rodríguez, del ICE; Basilio Pérez, de LAC-ISP; Vanessa Castro, de Infocom; y José Gutiérrez Salazar, de Cabletica.

Gonzalo Gómez dijo que hay nuevos actores disruptivos en el mercado de telecomunicaciones y que la economía colaborativa está afectando a todos los sectores. La asamblea legislativa dio amplias protestades a los reguladores, con un mayor margen de maniobra. Definió al regulador local como híbrido pero surgen dilemas a resolver en negocios convergentes como la electricidad con las telecomunicaciones. En cualquier caso, la regulación no debería perjudicar a los clientes y debería velar por la ciberseguridad.

Basilio Pérez, en representación de los proveedores de Internet, dijo que los servicios de telecomunicaciones deben ser rentables y que mientras algunos OTT no compiten en las telecomunicaciones, otros sí están generando contenidos y están dentro de este mundo.

En el caso de Brasil, definió como un mercado con 17.000 ISPs que van de los 1000 a los 200.000 abonados disipados en todo el territorio. Hoy, ocupan el segundo lugar como factor de inclusión digital detrás de América Móvil, pero pronto llegarán al primer puesto. ‘Más de 4 millones de usuarios acceden a Internet por FTTH en manos de los ISP’s’, dijo.

Vanessa Castro, expresó que la ‘regulación siempre va atrasada’ porque los cambios se dan primero en la sociedad y luego en las normas. ‘No sabemos qué regulación se necesitará en los próximos años’, remarcó porque la conectividad se ha metido en todos los aspectos de la sociedad, desde las relaciones familiares hasta las transacciones comerciales provocando cambios trascendentales.

Introdujo el concepto de ‘ambiente sistemático digital’, donde participan operadores, personas y el Estado como tomador de decisión. También incluye una regulación particular, con reglas del juego que puede ser interpretado como una forma de realizar ajustes para ordernar el sistema. ‘La regulación tradicional se queda corta’, afirmó.

‘Las telecomunicaciones atraviesan todos los procesos productivos del país. La regulación debe ser flexible, ligera y colaborativa, todo para lograr el equilibrio puesto’. Agregó: ‘Hay que generar un ambiente sistemático digital con elementos que giren en torno al usuario pero que conllevan desde diferentes áreas de desarrollo un funcionamiento libre y flexible para su desarrollo adecuado’.

Al final, José Gutiérrez, de Cabletica dijo: ‘Vemos un paisajes de televisión más competitivo, con un cliente más empoderado de lo que quiere ver. Pensamos que los OTT eran complementarios al cable, pero en la realidad muchos lo están supliendo’. Mencionó entonces diferentes casos de asimetrías regulatorias como los cánones que se pagan por operar, o los servicios de emergencia y la intervención de líneas en casos legales.

‘El enfoque es que la regulación proteja la innovación y fomente la inversión, pero que también permita operar de forma rentable. Hay que generar condiciones para competir de la misma manera, en un ambiente más nivelado, y siempre seguirán habiendo grandes desafíos’, explicó.

Distribución en múltiples redes
El foro de convergencia cerró con el panel sobre la distribución de contenidos en múltiples redes, con Juan García Bish, Mauro Escalante, de Academy Xperts; Saray Amador, de Canartel; Iary Gómez, del Grupo Extra; Roy Salazar, de la Asociación de Operadores de Costa Rica; y Alexander Gómez, de Flynet.

García Bish negó que la gente esté consumiendo menos TV si consideramos televisión como los contenidos audiovisuales en cualquier tipo de soporte. Repasó diferentes estadísticas como que la forma de ver contenidos cambia según la edad, siendo los más jóvenes quienes consumen en otras plataformas mientras que los mayores ven en el receptor tradicional. ‘En cualquier edad, lo que coincide es que se ve menos televisión lineal. La TV lineal está en decadencia’, sentenció.

Describió tres modelos de negocio, los SVOD (por suscripción) o Hulu, el TVOD, donde se paga por cada título y los AVOD, que se financian con publicidad, como YouTube. De todas, Netflix es la plataforma dominante, y remarcó que ahora empieza la guerra de los OTT con la llegada de Disney Plus.

En cuanto al efecto de este creciente mercado frente a la televisión por cable en Latinoamérica, García Bish dijo que el servicio se está amesetando en México, mientras que en Brasil está perdiendo accesos y en Argentina y otros mercados, todavía el saldo entre los cord cutters y los que contratan el servicio, todavía es positivo. Quienes conservan el cable valoran la calidad de imagen, la atención, el precio, la oferta de canales y la opción de un OTT.

Por su parte, los que cancelan el servicio lo hacen porque es caro, no se usa, pueden ver TV gratis online o prefieren un VOD por suscripción.

Roy Salazar como representante de los cableros, dijo que la diferencia que pueden hacer está en el trato al cliente, y estudiar qué quiere y cómo se mueve. ‘Los contenidos se ven en múltiples plataformas pero el cliente se fija en los detalles. La TV lineal seguirá siendo primera en los contenidos en vivo y al de proximidad, y tiene al OTT como complemento’, afirmó.


undefined
Prensario